fbpx Saltar al contenido
Cuidar Los Ojos

Aprende a relajar tus ojos

Aprende-a-relajar-tus-ojos

Actividades como el trabajo o el estudio pueden llegar a provocar graves efectos en cada uno de nosotros, pues estamos sometidos a largas jornadas estresantes, que conllevan a un constante agotamiento físico y mental. Además de lo anterior, nuestro cuerpo recibe graves efectos, principalmente en los ojos, por lo tanto, es importante estimular y relajar los músculos de los ojos. Para ello, en este artículo podrás encontrar cómo practicar algunos ejercicios y masajes relajantes.

Masajes para los ojos: aclaraciones

En primer lugar, es importante utilizar las palmas de las manos y no los dedos; de esta manera se estimulará la circulación. Recuerda siempre lavar y desinfectar tus manos antes de tocarte los ojos o cualquier parte del cuerpo, dado que la suciedad de las manos puede causar algún tipo de infección bacteriana.

Es importante masajear las zonas que rodean a los ojos, zonas como la frente y las sienes para dar mayor relajación a todos los músculos involucrados en la visión. En caso de utilizar gafas, también es importante masajear el puente de la nariz, ya que, a pesar de no estar involucrado directamente en la visión, el peso de las gafas puede llegar a lastimarlo en algunos casos.

Como complemento, puedes utilizar cremas o aceites para las zonas que se encuentran alrededor de los ojos, y algún tipo de gotas para la irritación, siempre y cuando el uso de estas gotas esté supervisado por un médico especialista, en este caso, por un oftalmólogo.

Masajes para relajar los músculos

El primer ejercicio que puedes hacer es colocar las palmas de tus manos sobre tus ojos, puedes frotarte las manos antes para que estas adquieran algo de calor; mantenlas alrededor de uno o dos minutos controlando la respiración, de esta manera los músculos de tus ojos se relajan con el calor de tus manos. Para finalizar el ejercicio retira las manos y abre lentamente los ojos.

Otro ejercicio a realizar es masajear las órbitas de los ojos. Utilizando las puntas de tus pulgares, masajea de forma circular la parte debajo de las cejas y los párpados. Debes presionar suavemente y controlar la respiración.

Masajes para la visión

Para relajar la visión, es decir, en sí la función corporal de captar la luz, puedes hacer el siguiente ejercicio. Este consiste en mantener la cabeza recta y dirigir la mirada a un objeto que esté a una larga distancia, divisarlo por dos o tres segundos y luego dirigir la visión a las 4 direcciones (arriba, abajo, izquierda, derecha) manteniendo la mirada dos o tres segundos en cada punto. Recuerda sólo mover los ojos y no la cabeza, este ejercicio lo puedes repetir de tres a cuatro veces por día.

También te puede interesar leer: Plan de rescate para tus párpados: seis tips para tener un aspecto descansado

Existen múltiples ejercicios para relajar la mirada, cada uno de estos suele ocupar puntos claves u objetos a mirar por un determinado rango de tiempo para así reestablecer el campo visual, por ejemplo, otro ejercicio que puedes hacer para relajar la mirada, es ubicar dos objetos a la altura de los ojos, a una distancia de 20 centímetros de tu rostro y de igual manera, estos deben estar separados a 15 o 20 centímetros uno del otro. Luego, debes mirarlos por separado manteniendo dos o tres segundos la mirada en cada objeto, esto debes hacerlo por dos minutos.

También puedes ubicar una línea de objetos, donde enfoques cada uno por separado y luego recorrer toda la línea simultáneamente.

Por otra parte, es importante que juegues con el tamaño y los colores de los objetos para ejercitar más la vista, recuerda mantener el parpadeo y si hace falta, parpadear con más frecuencia. Puedes practicar con cada ojo individualmente y luego con ambos simultáneamente para obtener un mejor efecto de relajación y trabajar el campo visual a más profundidad.

Masajes para la sequedad y/o irritación ocular

Finalmente, existen ejercicios para prevenir la sequedad ocular (síndrome bastante común causado por la falta de producción de lágrimas naturales donde se genera irritación y enrojecimiento en el ojo.) Para estos ejercicios es importante relajar no sólo los músculos alrededor de todos los ojos, sino también todos los músculos del rostro como la mandíbula inferior; puedes empezar parpadeando lentamente y luego ir masajeando el resto del rostro siempre manteniendo la cabeza recta.

Luego de esto, puedes empezar a parpadear a diferentes velocidades e incluso usar gotas si presentas síntomas de la sequedad ocular o irritación por el uso de artefactos tecnológicos como el computador, la televisión o el celular, pues a pesar de que muchos monitores incluyen un filtro de adaptación, esto no siempre es suficiente.

Recuerda hacer estos ejercicios al menos una vez por semana para así mantener una buena salud visual y unos ojos relajados.