fbpx Saltar al contenido
Cuidar Los Ojos

¿Qué es el astigmatismo? todo lo que necesitas saber

astigmatismo

Antes de comenzar a hablar de astigmatismo, debemos destacar la importancia de hacer una diferenciación entre enfermedad y defecto visual. Algunas de las enfermedades visuales más frecuentes son: la blefaritis, el glaucoma, la degeneración macular asociada a la edad, la conjuntivitis, entre muchas otras. Los defectos visuales no son considerados enfermedades, porque hacen referencia a problemas en el funcionamiento del ojo, en especial de refracción, por ejemplo: la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. 

Teniendo en claro esta diferencia, hablaremos del astigmatismo como un defecto o afección. A continuación, podrás encontrar todo lo que necesitas saber sobre este defecto ocular.

¿Qué es el astigmatismo?

Se trata de un defecto refractivo muy común. Un ojo lo padece cuando la córnea o el cristalino no presentan la misma curvatura en todos sus lados. Por lo general, la superficie de la córnea y el cristalino tienen una superficie lisa, que se curva de igual manera en todos sus ejes. Esto hace que el ojo pueda enfocar los rayos de luz sobre la retina, la que se encuentra en la parte delantera del ojo.

De manera que, si el cristalino o la córnea no tienen una curvatura uniforme, los rayos de luz no pueden refractarse correctamente. Los especialistas llaman a esto un error de refracción

Cuando el cristalino tiene una forma irregular, estamos ante un astigmatismo lenticular. En cambio, cuando es la córnea la que no tiene todos sus lados iguales, hablamos de astigmatismo corneal.

Es muy frecuente que las personas presenten astigmatismo combinado con otros errores refractivos, como miopía o hipermetropía. Esta afección es tan frecuente que tan solo en España, 1 de cada 4 personas la padece. Esto representa un 26% de la población española y el tercer problema visual más común en ese país.

También te puede interesar leer: Cirugía para corregir la visión

Síntomas

Los síntomas de esta condición pueden ser los siguientes:

  • Fatiga ocular.
  • Dolores de cabeza.
  • Necesidad de entrecerrar los ojos para enfocar la vista.
  • Visión borrosa.
  • Molestias oculares.

Es probable que las personas adultas con astigmatismo grave se den cuenta de que su visión no tiene la calidad que debería. Sin embargo, es más frecuente que los niños con astigmatismo no lo noten. Es por ello que resulta tan importante hacer consultas periódicas con el oftalmólogo, para que a través de pruebas de rutina, pueda detectar cualquier problema a tiempo. 

También te puede interesar leer: Las enfermedades visuales más comunes en adultos mayores

Causas 

La principal causa de este defecto visual ya la mencionamos: es el problema de refracción causado por la imperfección de la curvatura de la retina o el cristalino. Los médicos especializados en oftalmología no descubren aún por qué la forma del cristalino o la córnea varía según cada persona. 

Lo que sí se sabe es que otras causas de este defecto refractivo pueden ser:

  • El factor hereditario.
  • La aparición tras una cirugía ocular, una enfermedad o una lesión visual. 

Para aportar claridad a este punto, es relevante aclarar que el hecho de que esta condición pueda ser desencadenada o empeorada por sentarse cerca del televisor o leer con poca luz, es un mito. 

Tipos de astigmatismo

Tras realizar un examen visual completo, el oftalmólogo puede detectar específicamente qué tipo de astigmatismo presenta el paciente.

Los diferentes tipos de astigmatismo que existen son:

  • Astigmatismo regular
  • Astigmatismo irregular
  • Astigmatismo simple
  • Astigmatismo compuesto
  • Astigmatismo directo
  • Astigmatismo inverso
  • Astigmatismo oblicuo

¿Cómo se trata el astigmatismo?

El astigmatismo no tiene cura, pero, al igual que la miopía, se puede corregir a partir del uso de lentes de contacto o anteojos tradicionales.

Existe, además, una  intervención quirúrgica ocular muy avanzada que se utiliza tanto para la miopía como para el astigmatismo. Se trata de una cirugía refractiva láser, que consiste en un procedimiento rápido y sin dolor. 

Por último, las lentes intraoculares tóricas son implantes diseñados para corregir el problema de refracción de un ojo con astigmatismo. La novedad es que este tipo de lentes es ideal para pacientes que no son candidatos aptos para una cirugía láser.

Recuerda que es importante que asistas a controles permanentes con el oftalmólogo, este tipo de condición se puede tratar, y es posible operar, asiste a una consulta oftalmológica y pregúntale a tu médico sobre la cirugía lasik, asesórate bien.

Con el paso de los años, la visión se puede empezar a desmejorar, desafortunadamente son efectos normales del envejecimiento. Detener el paso del tiempo no es posible, pero actualmente hay soluciones que tu oftalmólogo te puede recomendar. Es importante tener en cuenta que el envejecimiento no solo afecta la refracción, existen otras enfermedades de los ojos como la degeneración macular y las cataratas que están relacionadas con la edad, y que si se pueden prevenir con algunos cambios en la alimentación y la limpieza.

Te invitamos a seguir leyendo más contenidos sobre Cuidar Los Ojos en nuestro sitio web, ayudános compartiendo esta valiosa información, nuestro principal objetivo es lograr una mejor salud visual en las personas, compartiendo información y conocimiento, pero no pretendemos que nuestro sitio reemplace la visita al médico, cuida tus ojos.

Más información sobre el astigmatismo aquí.