fbpx Saltar al contenido
Cuidar Los Ojos

Cómo prevenir enfermedades visuales a través de la alimentación

Alimentación saludable

Crear hábitos saludables parecer ser la respuesta estándar ante todo tipo de problemas de salud. La mayoría de las personas se inquietan ante esta respuesta y se preguntan cómo es posible que la manera de alimentarnos influya en tantos aspectos de nuestro cuerpo, e incluso nuestra mente.

Lo cierto es que para cuidar nuestra visión también es esencial llevar un buen plan alimenticio. No se trata de una dieta para bajar de peso, sino una modificación en los hábitos de comida que implica la implementación de ciertos alimentos y preparaciones que le aportan elementos vitales para prevenir enfermedades.

En este post, te contaremos todo lo que necesitas saber para darle a tus comidas todos los nutrientes que tu cuerpo necesita.

Vitaminas para prevenir enfermedades visuales

Las vitaminas necesitamos ingerir para cuidar nuestra vista son las siguientes:

Vitamina A

También conocida como “retinol”, esta vitamina pertenece al grupo de los carotenoides. Es muy beneficiosa para la salud debido a su poder antioxidante. Además, genera fotorreceptores dentro de la retina, lo cual promueve que los ojos se mantengan sanos.

La falta de Vitamina A puede traer como consecuencia problemas de visión como síndrome de ojos seco, vista cansada y, en el peor de los escenarios, provocar ceguera.

Podemos ingerir Vitamina A a través de los siguientes alimentos:

  • Lácteos: leche, mantequilla, queso.
  • Hortalizas: brócoli, calabaza, zanahoria, batata, espinaca y guisantes (también conocidos como chícharos o arvejas).
  • Frutas: melón, arándano, albaricoque (también conocidos como damasco).
  • Huevos

Es importante saber que, cuanto más intenso sea el color de las frutas o las hortalizas, mayor será el contenido de Vitamina A. Otro aspecto a tener en cuenta es que, para que el cuerpo absorba una mayor cantidad de vitaminas, los vegetales deben ser consumidos frescos y los tiempos de cocción deben ser cortos para que no se pierdan los nutrientes.

Vitamina B

La Vitamina B está compuesta por un complejo de vitaminas, que son: B1, B2, B6, B12 y ácido fólico. Todas ellas ayudan a prevenir enfermedades degenerativas en los ojos. Si nuestro cuerpo presenta bajos niveles de este nutriente puede provocar fotofobia, es decir sensibilidad a la luz, e inflamación ocular.

Podemos obtener Vitamina B por medio de los siguientes alimentos:

  • Alubias (frijoles o porotos)
  • Carne
  • Huevos
  • Espinaca
  • Cereales
  • Verduras verdes
  • Levadura

Vitamina C

Su consumo colabora a mantener en buen estado los vasos sanguíneos oculares y, además, reduce la probabilidad de desarrollar enfermedades degenerativas como las cataratas. La ciencia ha demostrado que ingerir al menos 500 mg de Vitamina C al día, disminuye las probabilidades de padecer disminución visual y degeneración macular relacionada con la edad .

Podemos proveernos de Vitamina C a través de las siguientes frutas y verduras:

  • Todo tipo de cítricos
  • Kiwi
  • Verduras verdes
  • Tomates
  • Pimientos

Vitamina D

La Vitamina D ayuda a garantizar todas las funciones de la retina, protege a los ojos de posibles inflamaciones y, por último, también previene a los ojos de contraer degeneración macular relacionada a la edad.

El principal alimento que contienen Vitamina D es el pescado, en especial el bacalao, el salmón y la sardina.

Si bien es importante consumirlas en la alimentación, también es recomendable exponerse unos minutos al sol a diario para recibir Vitamina D a través de la luz solar.

Vitamina E

También conocida como “tocoferol”, la Vitamina E contribuye a que las células se protejan contra el estrés oxidativo, que tiende a conducir a contraer enfermedades visuales como la degeneración macular y las cataratas.

Al contener una acción antioxidante, esta vitamina ayuda a los músculos oculares y a prevenir la visión borrosa.

Alimentos donde encontramos Vitamina E:

  • Frutos secos: almendras, nueces.
  • Semillas
  • Azafrán
  • Aceitunas
  • Aceite de oliva