fbpx Saltar al contenido
Cuidar Los Ojos

Degeneración macular: una enfermedad visual relacionada con la edad

degeneracion-macular-relacionada-con-la-edad

La degeneración macular es una patología ocular que afecta a personas que superan los 50 años de edad. Afecta a la mácula, la parte de la retina que se encarga de que la visión sea clara. Como consecuencia, la persona afectada comienza a percibir que su visión es borrosa.

Esta enfermedad destruye la visión central, la cual nos permite realizar tareas tan elementales como conducir y leer, ya que nos impide ver los detalles de las imágenes.

Tipos de degeneración macular

Existen dos variantes dentro de este trastorno ocular.

Degeneración macular seca:

Se desarrolla cuando las células fotosensibles de la mácula se deterioran hasta el punto de nublar gradualmente la visión del ojo. El paciente puede notar un punto borroso en el centro de la vista y, si el cuadro se agudiza, es probable que pierda por completo la visión central.

Si bien puede afectar a ambos ojos, por lo general, afecta a uno solo. El peligro es que puede pasar bastante tiempo hasta que el paciente note que hace un esfuerzo mayor de lo habitual para leer, que necesita una mayor cantidad de luz y tarde en hacer una consulta al oftalmólogo. Como siempre recomendamos, es esencial realizar controles periódicos para tener un diagnóstico antes de que sea tarde.
Degeneración macular húmeda:
Se produce cuando los vasos sanguíneos crecen detrás de la mácula. Estos vasos suelen ser muy frágiles, por lo que tienden a gotear sangre y líquido. Los fluidos levantan la mácula y la corren de su lugar original y, como consecuencia, la dañan.

Con este tipo de degeneración, el deterioro actúa con más rapidez. El primer y más importante síntoma es ver onduladas las líneas rectas. Si el paciente nota esta característica en su visión, es importante que acuda con urgencia a un oftalmólogo.

Población de riesgo

Además de ser la edad un requisito para contraer esta enfermedad, existen otros factores que incrementan las posibilidades de padecerla. A saber:

  • La obesidad.
  • Ser fumador.
  • Genética: la degeneración macular se transmite de manera intrafamiliar. A su vez, las personas blancas tienen una mayor tendencia a enfermarse.
  • Género: las mujeres tienen más riesgo que los hombres de contraerla.

Cómo se trata la degeneración macular

Como casi todas las patologías, si se diagnostica y comienza a tratar a tiempo, la degeneración macular húmeda tiene solución. En el caso de la degeneración macular seca, si bien no hay una solución total, se puede trabajar para frenar o demorar la pérdida completa de la visión.

Según el tipo de degeneración que presente el paciente, existen diferentes técnicas para proceder.

Cómo se trata la degeneración macular seca

Una vez que la enfermedad avanzó, no hay ningún tratamiento que pueda revertirla. No obstante, los médicos pueden evitar que prospere y provoque que el paciente pierda la visión del ojo afectado.

Un estudio realizado en 2013, reveló que el diagnóstico puede mejorar si se ingiere una formulación específica una medicación basada en altas dosis de antioxidantes y Zinc.

Cómo se trata la degeneración macular húmeda

Existen, al momento, tres procedimientos para tratar este tipo de trastorno visual.

  1. Terapia fotodinámica.
  2. Cirugía láser.
  3. Inyecciones

El objetivo de cada uno de estos tratamientos es destruir los vasos sanguíneos que están creciendo por detrás de la mácula e intentando desplazarla.
Todos los procedimientos se realizan relativamente sin dolor, toman poco tiempo y se llevan a cabo en el consultorio del médico oftalmólogo.
Por último, los especialistas aclaran que, a pesar de haber realizado alguno de estos tratamientos, el paciente puede volver a presentar síntomas.

Te recordamos que la información que compartimos no debe remplazar la visita frecuente a tu oftalmologo.