fbpx Saltar al contenido
Cuidar Los Ojos

El edema macular diabético

edema-macular-diabetico

¿Qué es el edema macular diabetico?

El edema macular diabético consiste en la pérdida de visión provocada por la diabetes, comprende la acumulación de líquido en la mácula y por ende su inflamación (la mácula está ubicada en el centro de la retina y por ende, es responsable de la visión central).

Posibles causas

Patologías como la retinopatía diabética suele determinarse como causa de algunos edemas maculares. La retinopatía diabética radica en el bloqueo de vasos sanguíneos en la retina, esto debilita los vasos y hace que rompan con facilidad, dando lugar a hemorragias en la retina o edemas. Dando lugar así a múltiples deterioros en la zona retiniana, que a su vez conllevan a un edema macular diabético, pues se acumulan sustancias líquidas que afectan el desempeño normal de la mácula ocular.

También se asocia con condiciones como la degeneración macular relacionada con la edad (donde los vasos sanguíneos se extravasan provocando hinchazón macular), la tracción vitreomacular (cuando el vítreo no se desprende por completo de la mácula, causando que haya una tensión entre ambos tejidos, que a su vez da lugar a un tejido cicatricial que contribuye a la acumulación de líquidos), la oclusión de vena retiniana (las venas están bloqueadas por lo que la sangre y los líquidos comienzan a derramarse en la mácula), condiciones hereditarias como la retinosquisis, la uveítis (donde los vasos sanguíneos sufren daños y causan hinchazón en la mácula), tumores malignos y algunas lesiones oculares.

Síntomas

Curiosamente, esta patología no suele estar asociada con la presencia de algún dolor netamente visual, sin embargo, necesita un tratamiento temprano para que el paciente no llegue a presentar daños irreversibles. Al padecer un edema, suele notarse la disminución en la agudeza visual y en la cognición visual, por ejemplo, en algunos casos se presenta la visión borrosa o pérdida en la percepción de los colores.

Examen de diagnóstico que se deben realizar

En cuanto al diagnóstico se emplea una angiografía fluoresceína (consiste en inyectar un tinte amarillento en una vena, luego de que el tinte llegue por los vasos sanguíneos hasta el ojo, una cámara especial toma fotos, de esta manera se evidencia si existe alguna fuga en los vasos sanguíneos), este examen verifica el estado de los vasos retinianos (en especial los puntos de fuga o si se padece isquemia macular). Otro examen que es utilizado para el diagnóstico de esta patología es la tomografía de coherencia óptica (este examen consiste en observar lo más detalladamente la retina, para ello se utiliza una máquina que da altas imágenes del estado de la retina para determinar así, si el paciente sufre de algún problema).

También te puede interesar leer: Degeneración macular relacionada con la edad

Opciones de tratamiento y cuidados

El tratamiento va íntimamente ligado al proceso que se lleve con la diabetes, por lo cual las personas deben hacer un control bastante firme y regular en los niveles de glucemia; en algunos casos, factores como la hipertensión arterial también influyen, por lo que se debe tener control de esta y de igual manera, monitorear los casos de insuficiencia renal.

La cirugía con láser, es una opción muy recurrida, esta consiste en aplicar muchos pulsos de láser en áreas que cuentan con fugas, de esta manera se sellan los vasos sanguíneos y se estabiliza la visión. Inyecciones de medicamentos o de esteroides, estos cumplen la función de reducir la cantidad de vasos sanguíneos afectos en la retina y reducir la fuga, de igual manera ayudan a controlar y neutralizar las molestias de la condición como la inflamación de la mácula.

También existe la cirugía de vitrectomía en la que se restaura la mácula dejándola totalmente plana y se extrae el vítreo para reducir el efecto de tracción ejercido por este.

Asimismo, el tipo de diabetes que el paciente presente también influirá en los estudios y cuidados a realizar, por ejemplo, un paciente con diabetes tipo 2 deberá hacer énfasis en la parte posterior de su ojo, mientras que un paciente que presente diabetes tipo 1 deberá hacer énfasis en las afecciones oculares que puede causar la diabetes después de 5 años del diagnóstico de la misma; a partir de allí, se hará un seguimiento con controles anuales, para detectar si el paciente padece una retinopatía leve, de acuerdo a esto puede que los controles varíen.

Cuando la retinopatía se presenta de forma proliferativa, hace que la enfermedad abarque la totalidad del ojo y provoca el crecimiento anómalo de los vasos sanguíneos.

Recomendaciones

El oftalmólogo puede recetar gotas antiinflamatorias después de la cirugía, recuerda atender a todas las recomendaciones de tu médico especialista y mantener los cuidados básicos de salud ocular como lo es el lavado regular de manos para evitar contraer infecciones.