fbpx Saltar al contenido
Cuidar Los Ojos
el-glaucoma

El glaucoma es una enfermedad del sistema nervioso central, la cual te va a quitando la visión lentamente hasta perderla por completo, siendo esta una de las causas de ceguera en el mundo más comunes.

¿Qué es el glaucoma?

Es una patología mediante la cual la presión intraocular aumenta causando daños en el nervio óptico, lo cual genera una alta disminución en la vista hasta llegar a la ceguera.

Normalmente esta afección no presenta síntomas ni indicios que indiquen que se está padeciendo de esta enfermedad, no llega a causar ninguna molestia en el paciente.

Tipos de glaucoma

Existen dos padecimientos principales del glaucoma, el primero de ellos es llamado el glaucoma de ángulo abierto, el cual es el que se encuentra en la mayoría de los casos, este tipo no presenta ninguna sintomatología, y la reducción de la visión es lenta, se reduce desde la parte periférica hacia el centro, por lo cual el paciente no se llega a dar cuenta de ella de manera inmediata, sino que con el paso del tiempo.

El segundo tipo es el glaucoma de ángulo cerrado, el cual se da en menos casos y suele ser mucho más grave que el primero; esto se debe a que la presión dentro del globo ocular aumenta excesivamente generando una disminución de la visión rápidamente. A diferencia del glaucoma de ángulo abierto, está si presenta síntomas de enfermedad ya que puede causar dolor (ya sea en el globo ocular como en la cabeza), y ojos rojos.

¿Qué tan común es?

Esta afección es muy común, es una de las enfermedades más comunes que causan ceguera en las personas; normalmente esta enfermedad tiene mas posibilidades de presentarse luego de los 40 años de edad, por lo cual la revisión anual por un optómetra es necesaria y recomendada en esta edad.

Hay que tener en cuenta que esta enfermedad puede llegar a ser hereditaria, por lo cual quienes tengan antecedentes de algún familiar que posee o tuvo esta enfermedad es necesario llevar un control adecuado para tener un seguimiento y la certeza de que se puede o no presentar un glaucoma para proceder a hacer un tratamiento que pueda alargar la vista del paciente que puede llegar a presentar.

Esta enfermedad también se puede dar por algunas enfermedades como la diabetes y por el desgaste del ojo también se puede llegar a presentar esta enfermedad.

¿Cómo se puede diagnosticar?

Para poder dar un diagnóstico, lo primero que se debe hacer, es la toma de la presión intraocular, el índice de la presión en un ojo sano está entre los 12 y los 20 milímetros de mercurio, si se llegase a presentar un número más alto, es necesario que el acudas al oftalmólogo de inmediato para la detección de esta u de otras enfermedades que puede afectar la salud del ojo.

A pesar de que la presión intraocular puede subir, no es normal que den números de presión más altos que el índice si el examen se hace más de una vez; por ello hay que tener un especial cuidado y mantener revisiones periódicas con el oftalmólogo de confianza.

Otra manera de diagnosticar la enfermedad es por medio de paquimetría, el cual es un procedimiento que tiene la capacidad de medir el espesor de la córnea; donde allí se puede medir también la presión que se puede encontrar en el nervio óptico y si llegase a ser muy alta es que presenta algún tipo de glaucoma.

También te puede interesar leer: ¿Qué es el glaucoma: causas y tratamiento?

Tratamientos para el glaucoma

Debido a que esta enfermedad va reduciendo con el paso del tiempo la vista, se pueden buscar las maneras de alargar el tiempo de conservación de una visión, pero esta no puede evitar que en algún punto se presente una ceguera total en el paciente, los siguientes son algunos de los métodos más comunes que pueden ayudar a tratar esta enfermedad:

  • Se puede hacer un tratamiento con medicamentos como los beta bloqueadores, inhibidores de grasa, entre otros que pueden ayudar a reducir la presión en el ojo y la disminución de la producción y velocidad de los fluidos que corren dentro del ojo.
  • Cirugías como la trabeculectomía, procedimiento el cual busca devolver el espesor de partes del ojo fundamentales que son afectadas por esta enfermedad.
  • Las inyecciones intraoculares, quienes buscan reducir lo máximo posible el líquido ubicado en los nervios intraoculares reduciendo la pérdida de la vista de manera significativa si se hace un procedimiento correcto.
  • El láser también busca hacer lo mismo que el anterior, pero este debe ser tratado con más cuidado ya que pueden presentar riesgos y empeorar la enfermedad que el paciente padece.