fbpx Saltar al contenido

Pinguécula en el ojo ¿Qué es y como tratarla?

Pinguécula

¿Qué es una Pinguécula?

La pinguécula es una patología ocular, usualmente presentada en la parte blanca del ojo cerca del lagrimal y con menor frecuencia en el lado opuesto del ojo, que puede llegar a perjudicar la córnea. Esta pinguécula suele formarse como una mancha amarilla o en algunos casos se presenta en forma de bulto; es causada por una alteración en el tejido de la conjuntiva (mucosa que cubre el globo ocular) y se convierte en un depósito de grasa o calcio. Esta protuberancia es de carácter benigno.

Suele manifestarse con mayor frecuencia en poblaciones mayores a los 40 años, aunque también surgen diversos casos en poblaciones de 20 a 30 años. Asimismo, demográficamente los continentes más afectados con esta patología son Sudamérica y África.
Se le asocia con la exposición a los rayos ultravioleta que produce el sol, aunque sus causas no están completamente definidas. También se le asocia a lesiones por el viento, el polvo e incluso del síndrome del ojo seco, es por este último factor que se suele tener en cuenta un componente genético. El paciente suele presentar síntomas como irritación, aumento de astigmatismo o sequedad ocular.

En muchos de los casos este nódulo puede pasar desapercibido, aunque dependiendo de su tamaño también puede llegar a causar problemas oculares de alta gravedad.

Diagnóstico

foto de ojo con pinguecula
Ojo con pinguécula

Para el diagnóstico, el médico suele hacer un examen detallado sobre la superficie del ojo para detectar anormalidades con un microscopio especial denominado lámpara de hendidura. Sin embargo, algunos casos que comprenden cierta gravedad, requieren una biopsia de la lesión.

Tratamiento

El tratamiento más común es el uso de antiinflamatorios tópicos que reduce la irritación y en cierta medida puede llegar a detener el crecimiento de este bulto.

Cuando el crecimiento del bulto no logra ser interrumpido, se recurre a una intervención quirúrgica. Este es un proceso con bajo grado de complejidad y que no requiere un largo tiempo de recuperación. Después de la operación se suele colocar un parche sobre el ojo, en caso de que presente mucha sensibilidad a la luz o a diversos factores que se presentan en el ambiente. De igual manera se aplican gotas para reducir la inflamación o las molestias que pudo ocasionar la cirugía.

Es de suma importancia asistir a controles con el oftalmólogo, ya que el bulto puede volver a aparecer en cualquier momento. En estos casos se hace una cirugía de autoinjerto conjuntival, que prácticamente consiste en extraer conjuntiva sana del paciente y ponerla sobre la afección.

Por otro lado, es importante tomar medidas después de haber presentado este tipo de patología para evitar nuevas lesiones. Las medidas consisten en proteger los ojos de la exposición a la luz, en especial a la luz del sol por sus rayos violetas, también en caso de estar muy expuestos a la suciedad, e implementar las lágrimas artificiales habitualmente.

También te puede interesar leer: ¿Qué es el Pterigion?

En cuanto a las lágrimas artificiales se utilizan para mantener los ojos hidratados y húmedos, dado que la persona es incapaz de producir la cantidad suficiente de lágrimas naturales. Las lágrimas son un remedio muy simple pero a la vez muy eficaz, alivia lesiones oculares fácilmente sin tener ninguna contraindicación.

Estas tienen diferentes funciones, como lo son evitar lesiones por polvo o suciedad al interior del ojo, disminuir la inflamación en la superficie conjuntival, complemento de tratamientos, aliviar síntomas de alergia como el picor, refrescar y relajar los ojos.
A pesar de ser un medicamento con alta efectividad, las lágrimas no deben usarse sin previa indicación de un oftalmólogo en caso de una nueva anomalía presentada. Además de lo anterior, las lágrimas artificiales tienen diferentes tipos de calidad, por lo cual se necesita atender a las recomendaciones del médico y bajo ninguna circunstancia auto medicarse o cambiar la receta de dichas gotas.

Prevención

Por otro lado, es importante mantener un uso higiénico de las lágrimas, lavarse las manos antes de manipularla y guardarlas en un lugar limpio y seguro para evitar riesgos de infección.

En cuanto a los demás factores de protección como lo son las gafas de sol, que son de gran importancia ya que el uso de estas gafas recetadas bloquea en un 100% el paso de los rayos UV, también aumentan la agudeza visual y la comodidad. Los lentes pueden contar con adiciones especiales como la función anti reflejo, también hay opciones como la polarización (que disminuyen el deslumbramiento y brindan protección contra el resplandor) o los espejados (que absorben la luz).

Se debe tener en cuenta las estipulaciones del doctor, ya que hay gafas genéricas que no proporcionan la protección necesaria.

Sigue leyendo en nuestro sitio web para estar informado sobre las enfermedades oculares y sus tratamientos, recuerda que la mejor alternativa para tener unos ojos sanos es la prevención. Si te gusto este articulo compártelo con tus amigos y ayúdanos a cumplir nuestro propósito: Mejor salud visual para todos, prevenir la ceguera.

Si deseas estar actualizado con nuestros contenidos puedes seguirnos en nuestro fan page de facebook