fbpx Saltar al contenido
Cuidar Los Ojos

¿Qué son los lentes intraoculares?

lentes-intraoculares

Los lentes intraoculares, son lentes artificiales transparentes que se implantan en los ojos durante la cirugía de cataratas, para reemplazar el lente natural que está opacado o nublado. Estos lentes cumplen la misma función que uno natural, es decir enfocan la luz que entra mediante la córnea y la retina de manera que el tejido que está en la parte posterior del ojo le envía imágenes al cerebro a través del nervio óptico.

La mayoría de este tipo de lentes está construidos por un material flexible, y son bastante pequeños. Esta opción se considera como una extensión de tratamiento frente a los diversos problemas oculares como los defectos refractivos (todo lo que respecta a miopía, astigmatismo, hipermetropía, entre otras).

También te puede interesar leer: Cataratas en los ojos, que son y cómo se producen

Tipos de lentes intraoculares

Existen diversos tipos de lentes intraoculares como bien puede ser las lentes fáquicas que se emplean precisamente para complementar un tratamiento de defectos refractivos, también existen las lentes pseudofáquicas que se usan para corregir otras patologías como las cataratas y la presbicia en una población adulta de los 40 a los 45 años.

Estos tipos difieren ya que en el primer caso se conserva el cristalino natural del ojo, mientras que en el segundo se implanta un cristalino artificial.

Detalles de la cirugía

En cuanto a las soluciones más apropiadas para cada caso se aconseja que en caso de tratamientos para problemas refractivos se aconseja el uso de un procedimiento más sencillo como la cirugía láser. Pero en caso de patologías como la presbicia y las cataratas, si se opta por la cirugía intraocular.

Hay muchos beneficios del uso de estos lentes, comenzando porque su implantación está casi que eximida de efectos secundarios, dado que gracias al material del que está compuesto la lente, que es bastante flexible, el carácter invasivo de la cirugía es bastante mínimo. Sin embargo, como todo procedimiento quirúrgico tiene contraindicaciones.

Asimismo, el material de la lente intraocular, a pesar de ser un cuerpo extraño en el organismo, no es objeto de rechazo o de molestias graves.

La tecnología de este material es de un gran alcance, dado que las primeras lentillas al ser bastante duras hacían la cirugía mucho más invasiva y además de lo anterior podrían acelerar la aparición de cataratas; es por ello que se desarrolló un modelo de suprema delgadez y alta flexibilidad que permiten introducirlas a la zona ocular con una incisión muy pequeña.

A pesar de que esta cirugía tiene un alto índice que existe, el ojo del paciente sigue siendo un ojo defectuoso que presenta múltiples dificultades, por eso mismo, el paciente debe mantener un control periódico con el médico.

La cirugía dura entre 15 o 20 minutos. Recuerda atender a los cuidados y recomendaciones de tu médico para el postoperatorio.

Para mayor información puedes leer: Cirugía de cataratas

Riesgos de la cirugía

Los riesgos de esta cirugía pertenecen más a la zona que se opera que al objeto que se implanta, esto referido a que si la zona ocular se infecta la operación puede complicarse; de acuerdo a lo anterior, es de vital importancia atender a una clínica o a un espacio especializado que mantenga todos los cuidados y medidas pertinente a la hora de realizar la cirugía.

Otro factor que se debe manejar con extremo cuidado es la tensión ocular.

Por otro lado, se encuentran la inflamación de la úvea (la úvea es una capa que se localiza en la mitad del ojo, y tiene como propósito principal aportar sangre a la retina), es por ello que las personas que padecen uveítis tienen contraindicación a realizarse esta cirugía.

Exámenes necesarios para la cirugía

En cuanto a los exámenes previos que se deben hacer antes de la cirugía se encuentra un examen oftalmológico completo, las mediciones de cámara anterior y el contaje endotelial (donde se examina la parte más interna de la córnea.) Antes de la operación se requiere un reposo de al menos tres días, donde se evite hacer actividades que impliquen mucho esfuerzo.

Un factor que parece muy simple pero es de suma importancia para que esta cirugía sane apropiadamente es no frotarse los ojos, pues esto puede mover la lente intraocular y causar graves consecuencias.

Recomendaciones básicas del cuidado visual

Recuerda que debes mantener las medidas básicas de cuidado visual como lo es el lavado regular de manos, el uso único e individual de elementos de aseo personal que estén en constante contacto con los ojos como toallas, sábanas, cepillos, maquillaje, entre otros elementos.

Por otro lado, un factor clave es construir un buen hábito de alimentación; debes consumir una dieta rica en antioxidantes, que puedes encontrar en alimentos como frutas y verduras; también puedes consumir pescados de agua fría.