fbpx Saltar al contenido

Todo sobre el trasplante de córnea

trasplante de córnea

La córnea es la parte externa en forma de lente transparente, en la parte frontal del ojo. La cirugía para reemplazar la córnea es denominada trasplante de córnea, esta consiste básicamente, en reemplazar la córnea con el tejido de otra persona,  es decir: un donante. Este procedimiento es bastante común y es una gran solución para miles de personas en el mundo.

Aspectos generales de la cirugía

Durante la cirugía estarás despierto, te aplicarán un medicamento para relajar todos los músculos del cuerpo, como la anestesia local, esta se inyecta directamente alrededor del ojo para bloquear por completo el dolor y evitar el movimiento ocular durante el procedimiento.

El donante suele ser una persona que haya muerto recientemente, está córnea donada pasa por un proceso en específico y se analiza para verificar que su uso sea seguro en el trasplante.

Tipos de trasplantes de córnea

Años atrás el trasplante más realizado de córnea se denominaba queratoplastia penetrante, todavía suele realizarse, este procedimiento consiste en extraer un pedazo redondo de la córnea, luego se sutura con el tejido dentro de la abertura hecha.

Existe una nueva técnica denominada quero plastia lamelar, que prácticamente consiste en reemplazar las capas (ya sean externas o internas) de la córnea, todas las técnicas lamelares varían de acuerdo a que parte de la capa será extirpada y reparada con el tejido donante. Este tipo de procedimientos tardan menos en la recuperación y no suelen provocar muchas complicaciones.

También te puede interesar leer: Las causas de ceguera más comunes

Especificaciones del procedimiento

Los trasplantes de córnea se suelen realizar cuando las personas presentan dificultades visuales causadas por, precisamente el adelgazamiento de la córnea, cicatrización de la córnea provocada por infecciones o lesiones graves, y en algunos casos la pérdida de visión ocasionada por la opacidad de la córnea.

Riesgos del trasplante de córnea

En cuanto a los riesgos de este procedimiento, puede presentarse en primer lugar que el cuerpo rechace el tejido donante o el tejido que ha sido trasplantado; estos suceden en los primeros 5 años de recuperación y se presenta en cada 1 de 3 pacientes. Este tipo de condiciones se pueden mantener controladas con distintos medicamentos como las gotas oftálmicas con esteroides como la cortisona.

Entre otros riesgos que se pueden presentar están el sangrado, las cataratas, infecciones en el ojo, glaucoma causado por la alta presión en el ojo, pérdida de la visión, inflamación o cicatrización del ojo, entre muchos otros.

También te puede interesar leer: Cataratas en los ojos, que son y cómo se producen

Recuerda mantener un control periódico con tu médico especialista en este caso un oftalmólogo, y atiende a las recomendaciones que pueda darte. También puedes acudir al oftalmólogo si presentas cualquier afección, ya sean alergias o pequeñas molestias en los ojos. 

Recomendaciones para antes de la cirugía

Antes de la cirugía, es de vital importancia que le cuentes al médico encargado si presentas algunas restricciones de salud o si estás en algún tratamiento que pueda perjudicar de alguna manera la cirugía.

Además de lo anterior, trate de suspender el uso de medicamentos anticoagulantes como la aspirina o el ibuprofeno. También suspenda el consumo de alcohol o de sustancias como el café al menos 24 horas antes de la operación.

Lleve ropa suelta el día de la cirugía y retírese absolutamente todas las joyas, no te apliques cremas o maquillaje en la cara o alrededor de los ojos.  Cuenta con un acompañante antes, durante y después de la cirugía. El cirujano encargado podrá darle más recomendaciones, sin embargo, las anteriormente mencionadas son los términos básicos del protocolo.

Recomendaciones para después de la cirugía

Después de la cirugía se le suele suministrar un parche a los pacientes para que lo usen de 1 a 4 días. También suelen recetar gotas oftálmicas para ayudar a aliviar las molestias que se puedan generar y de igual manera, ayudar a que el ojo sane.

El médico a cargo le indicará el procedimiento a seguir para quitar los puntos de sutura, algunas suturas pueden no retirarse del todo.

Recuperación del procedimiento

La recuperación por completo de este procedimiento es de por lo menos un año entero, esto puesto que hay factores que requieren cierto tiempo de sanación, como la inflamación. Cuando la cirugía es exitosa los pacientes suelen tener una muy buena visión durante muchos años. En algunos casos, también se les pueden recetar gafas correctivas a los pacientes. 

Otras recomendaciones de cuidado general

Recuerda atender por completo a las valoraciones de tu médico, y mantener ciertos cuidados de higiene personal, como el uso único e individual de elementos de usos constante como toalla, sábanas y maquillaje. También es importante que mantengas un lavado regular de manos; con estas recomendaciones, tendrás poco riesgo de contraer una infección.

También te puede interesar leer:  ¿Cuáles son las consecuencias de frotarse los ojos?

Por otra parte, es importante mantener buenos hábitos de salud como una dieta rica en antioxidantes y un muy buen horario de sueño.

Te invitamos a seguirnos en facebook y estar al dia con todos los contenidos de CuidarLosOjos.com